¿Quieres vivir en una casa de un árbol?

A 50 km de Praga, en medio de un bosque de hayas encontramos esta casa en un árbol, donde no llega la electricidad ni el agua corriente, aunque sí que podrás disfrutar de una cuidada selección de vinos. Si buscas una retorno a la naturaleza, puedes sentirte como Robinson Crusoe por unas horas… pero con una FollowMe para iluminar tus noches en el bosque.