Zenc

de Joan Gaspar , 2021

El diseño de la Zenc se inspira en los depósitos de agua de las azoteas de los edificios de Nueva York. Ese el punto de partida que toma el autor, una forma contemporánea que hace referencia a la estética industrial.

Una pantalla de 44 cms de diámetro y 28 cms de altura envuelve la fuente de luz. Por fuera su textura enriquece el volumen, y genera sorpresa, parece hecha de metal, concretamente en zinc, un material tradicionalmente muy vinculado a depósitos industriales. Tanto es así que incluso las juntas sobresalen. Sin embargo, se produce en polietileno bicapa rotomoldeado. Su interior se recubre por una capa blanca para que la luz rebote, crezca y sea excepcional. Y ahí se crea el contraste: por fuera está disponible en varios colores – azul, gris, blanco, rojo, rosa pálido o amarillo pálido- y en cambio el interior siempre es blanco.

Un diseño sencillo que recuerda a una casa circular, un arquetipo de formas esenciales que funcionan también combinándose entre sí, en distintas alturas y colores, para ofrecer múltiples posibilidades de iluminación.

Caminar por Nueva York significa alzar la mirada, querer descubrir dónde terminan los rascacielos. En su último viaje a esta ciudad, Joan Gaspar recorría con la mirada las azoteas de Nueva York y ahí, al ver los depósitos de agua, encontró la forma de esta nueva propuesta. Un elemento singular que forma parte del perfil de la ciudad. Una seña de identidad que le pertenece desde principios de siglo XIX y que sorprende no solo que sigan ahí, sino que todavía se coloquen y realicen su función.