Milana

de Jaume Ramírez , 2019

Mover el punto de luz, esta es la idea que yace detrás del nuevo diseño de Jaume Ramírez. Milana consiste en un sistema de lámparas de suspensión modular que se combinan entre sí y se pueden desplazar tanto a nivel vertical como horizontal.

Paradójicamente este nuevo diseño empieza con la deconstrucción del arquetipo de una lámpara: sintetizándola al máximo, se queda solo con un cuerpo cilíndrico suspendido con un LED incorporado. A este cilindro se le pueden añadir distintas pantallas cónicas en dos colores –blanco perla y negro–  y varias medidas. Pero lo más ingenioso es que cada una de estas lámparas puede llevar un simple contrapeso que permite que, al colgarlas entre dos puntos, se puedan mover.

Una lente, casi imperceptible, cubre el LED y se ocupa de distribuir la luz: si solo se utiliza la luminaria de forma cilíndrica, la luz directa hacia abajo es impecable, y cuando se añade una pantalla, la luz se escapa irradiando la propia lámpara. Este nuevo sistema lumínico concede el control de la luz al que la usa, planteando una nueva propuesta conceptual.

Vestir y desvestir las lámparas, moverlas, subirlas o bajarlas. Mezclar formas cilíndricas o combinarlas con lámparas decorativas. Unir luz directa con luz indirecta. Milana permite crear innumerables composiciones, una sinfonía de luz.