Dipping Light

de Jordi Canudas , 2019

La historia de la Dipping Light solo ha hecho que empezar. Marset no ha querido conformarse con solo las dos medidas de sobremesa que ha tenido hasta ahora: su lámpara más poética amplía sus usos y se ofrece como portátil autónoma, suspensión, aplique y con un nuevo tamaño de sobremesa –ø20 cm– a caballo entre la pequeña y la grande. Los colores se mantienen, se amplía la tipología.
La nueva Dipping Light portátil lleva batería a cambio de eliminar el cable, incorpora un interruptor integrado en su base y –como en las demás portátiles de Marset– consta de un dimmer que permite modular la luz en tres intensidades diferentes. Pequeños pero importantes cambios para conseguir su total movilidad. Además se puede adquirir con un disco metálico para poder fijar la lámpara encima de una mesa.