Ginger

de Joan Gaspar , 2016

La madera es una gran aliada de la iluminación más intimista, un material complicado de moldear que la colección Ginger resuelve con nitidez. La combinación de láminas de madera, papel y resinas prensados a alta presión consigue una luminaria de aspecto casi plano, sobrio, que ilumina los espacios con luz indirecta desde una presencia leve.

La colección Ginger se ha ido ampliando con el tiempo para dar solución a diferentes necesidades de iluminación, con distintas versiones de suspensión, sobremesa, aplique o pie, y con brazo móvil.

 

Este año se presenta la nueva versión de la Ginger en metal, que ofrece la misma luz cálida por reflexión sin deslumbrar y que ayuda a subrayar espacios.

Este material se aplica a algunos modelos de la colección con distintos acabados: dorado, negro y blanco en su exterior y en su interior dorado y blanco. Una nueva posibilidad más liviana, refinada, casi escultórica.

Otra novedad de la colección Ginger es una nueva medida de la versión de aplique en 20 centímetros de diámetro que, junto al resto de la colección se podrá instalar en conjuntos, de forma que se consiga un objeto estético, casi artístico, círculos que en acabado metal resultan suaves al tacto y amables a la vista.

Con estos dos materiales tan diversos –la madera y el metal– la Ginger se convierte en una colección polivalente, cerrando el círculo: existe una Ginger para cualquier necesidad lumínica y estética.