Dipping Light

de Jordi Canudas , 2019

La historia de la Dipping Light solo ha hecho que empezar. Marset no ha querido conformarse con solo las dos medidas de sobremesa que ha tenido hasta ahora: su lámpara más poética amplía sus usos y se ofrece como portátil autónoma, suspensión, aplique y con un nuevo tamaño de sobremesa –ø20 cm– a caballo entre la pequeña y la grande. Los colores se mantienen, se amplía la tipología.
A toda esta ampliación de gama tampoco podía faltar una nueva versión de la Dipping Light como aplique de pared. A diferencia de las demás novedades, esta tipología ha introducido cambios sobre la original y se han diseñado dos soportes distintos para sustentar la pantalla: uno ofrece una iluminación en dirección horizontal y el otro en dirección vertical. También se puede escoger el acabado de la caja del aplique entre dorado y grafito. Dos nuevas versiones para ampliar –todavía más– su función.