Nolita

de Joan Gaspar, 2008

La estética es el elemento esencial en esta familia de lámparas. La colección Nolita es sofisticada y elegante gracias a un trabajo exhaustivo en sus proporciones. Su sencillez formal y constructiva contrasta con los materiales utilizados, principalmente el policarbonato inyectado de la pantalla.
La silueta clásica se trastoca así levemente, pero sin ceder en elegancia.
La versión de suspensión permite un uso flexible de esta lámpara ya que puede encajar con naturalidad en cualquier entorno, por su simplicidad en las formas y su difusor que proporciona una luz cálida y agradable.