Con el textil como lenguaje, Joan Gaspar ya no trata solo de diseñar sino también de confeccionar y para ello utiliza un material dúctil, flexible, que tamiza la luz, que se mece con el viento pero se mantiene firme. En la colección Jaima la luz es la pantalla y el tejido la emoción.