Exuberante,  también cuando está  apagada, la riqueza de luz que emite la lámpara Discocó procura una iluminación directa descendente y, al mismo tiempo, un efectista juego de luces  y suaves sombreados.
Su detallado estudio de la luz incidente y rebotada en ambas caras de los 35 discos que la componen, da una atractiva graduación de matices lumínicos y profundidad a la pieza. La esfera cromada del núcleo, donde se anclan los discos, aporta reflejos suplementarios. Apagada la lámpara preserva su atractiva presencia, sugiriendo esa expansión de energía que cobra todo el sentido al utilizarla.

A la gama de colores existente se le añaden dos nuevos tonos, beige y gris, esta vez en acabado mate.  También se ofrece un nuevo diámetro de 68 cm, configurando en total cinco tamaños para cubrir múltiples aplicaciones.