A todos nos gusta una luz cálida y confortable. Esto es precisamente lo que consigue la lámpara Cala, diseñada combinando una estructura ligera y resistente en madera de roble, inspirada en los clásicos caballetes de pintor, con una pantalla de poliéster en blanco perla.

Disponible en tres tamaños, -140, 165 y 180cm-, la versión menor es idónea para su colocación al lado de un sofá o butaca y las dos mayores han sido concebidas como iluminación general para espacios más amplios.

La familia Cala también está disponible en versión de exterior.