Crear un ambiente confortable y cálido de interior en un espacio de exterior. Este es el objetivo de Cala, una lámpara con fuerte carga decorativa y cuya estructura bebe de la sencillez de las mesas metálicas de bar o los clásicos caballetes de pintor.

La pantalla de polietileno rotomoldeado está envuelta por una funda de textilene con cremallera que tamiza la luz y le confiere una textura rica en matices. Con un IP65, la familia Cala se compone de una versión de suspensión, de sobremesa y otra de pie con la estructura metálica o de madera de iroko.

Existe también una versión de interior de madera con tres medidas.