Estuvimos en Light + Building presentando la nueva colección

Este año contamos con una colección que investiga el uso del color y la reflexión de la luz, que trabaja con materiales diversos como el vidrio, latón o madera, siempre en búsqueda de aportar nuevas soluciones a los espacios que vivimos.

Más allá de su función como lámpara, Dipping Light busca emocionar. Sus distintas tonalidades de pintura tamizan la luz creando un efecto mágico en el ambiente.

High Line es visualmente una escultura de luz, una línea esbelta que emite luz sin desvelar por dónde.

Vetra nos depara una sorpresa: utiliza un difusor de cristal cerrado como reflector, con la originalidad de colocar la fuente de luz por fuera de la pantalla en vez de en su interior.

 

Ampliación de la colección

Tras cumplir diez años, la Discocó progresa y se presenta con un nuevo acabado: la madera de roble, que le confiere confort y calidez al ambiente.

 

La pantalla textil de la nueva versión de la Funiculí desbloquea la luz y permite que se filtre, aportando más iluminación al espacio.

 

La colección Aura se amplía y aparece la nueva versión de 25 cm para aportar soluciones lumínicas a espacios más grandes.

Santorini, que nació como lámpara de exterior inspirándose en los fanales de los barcos de pesca, se muda ahora al interior con una paleta de colores más suave.